guiaDKN
  ¿Quienes somos?
  Contactar
  Añadir a favoritos



Destacados
foro decoracion consultas
foro decoracion
tiendas de muebles
de compras
Nombre de Usuario Contraseña        Entrar automáticamente
Nuevo usuario
Nuevo usuario
Búsqueda personalizada
ESTÁS EN: Índice del foro » COLORES

Publicar nuevo tema   Responder al tema
habitación adolecente
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
archerforero
aficionado a dkn
aficionado a dkn



31 mensajes
desde 19 Nov 2016
Ubicación: españa

Publicado: Mie, 31 May 17 0:23    Asunto: habitación adolecente Responder citando

Los adolescentes necesitan tener una habitación propia para empezar a tantear el camino de la independencia. “Su habitación es fundamental –explica Joseph Knobel Freud, psicoanalista–. Les permite ir probando cómo se sienten solos en su espacio antes de irse de casa. Por eso es importante que esté a su gusto”. Es un espacio de libertad, pero también una guarida. Un lugar en el que capear el temporal en una época en la que se viven muchos cambios físicos, psicológicos y sociales. El adolescente está dejando de ser un niño y ya se le empiezan a exigir responsabilidades adultas. Como señala Carles Feixa, antropólogo de la Universitat de Lleida, “la habitación es como su segundo útero: un espacio seguro y protegido, en el que acumular fuerzas físicas y emocionales para enfrentarse al mundo”. El primer útero se abandona con el nacimiento físico a la vida. Y el segundo útero sería la adolescencia, que se abandona con el nacimiento a la vida social: al trabajo, a las relaciones externas a la familia, a la pareja. “En nuestra sociedad, ese segundo nacimiento se expresa en ritos de paso privados: la habitación reemplaza la cabaña iniciática de las sociedades tribales”.

Además, no hay que olvidar que, para los adolescentes, el horizonte de una posible emancipación del hogar es cada vez más lejano. “Ya no están obsesionados con abandonar el espacio compartido, entre otras cosas, porque saben que les va a costar mucho permitírselo, y buscan espacios propios que puedan compensarles: la cultura de la noche, los viajes y la habitación propia”, señala Carles Feixa.

Hubo un tiempo, antes de Justin Bieber o Mecano, en el que los adolescentes no tenían una habitación propia. “Es un fenómeno muy reciente –apunta Carles Feixa–. Empezó a partir de la década de 1960, gracias a la sociedad de consumo y la reducción del número de hijos. Antes, estos vivían y dormían juntos, incluso con los padres. No había una noción de espacio doméstico para cada miembro de la familia”. Hoy en día, los adolescentes quieren su habitación, ecosistema que es un reflejo de la sociedad. “Seguramente es la mejor ventana para conocer el mundo actual”, añade. Si entráramos en las habitaciones de varios adolescentes, conoceríamos a los ídolos actuales, hacia dónde va la moda o la tecnología.

El problema es que muchos padres entran en la habitación de su hijo adolescente y no se quedan, precisamente, fascinados. Quieren orden, higiene, unos horarios para que su hijo no esté toda la noche jugando a videojuegos… Unos mínimos que, muchas veces, su hijo no está muy inclinado a cumplir. Entonces, ¿dónde empieza y dónde acaba la jurisdicción paterna? ¿El hecho de que se le dé una habitación a un adolescente es una patente de corso para que haga lo que le venga en gana? No siempre es sencillo marcar la frontera entre los derechos que tiene el adolescente y las obligaciones o los límites que pueden imponer sus padres. “El problema es que los adolescentes se oponen a los límites aunque los puedan necesitar”, comenta Carlos Blinder, psiquiatra y psicoanalista. Esta pugna de criterios muestra que este está definiendo sus gustos, su personalidad y su independencia. “El adolescente está diciendo: ‘No soy como vosotros y no quiero ser como vosotros’. Por eso, hasta cierto punto, este tipo de conflictos en lo que respecta a la habitación son saludables”, considera Íñigo Ochoa de Alda, psicólogo. Aunque a los padres no estén encantados con su papel de sparrings, “estas peleas ayudan a formar el carácter de su hijo. Este se siente más autónomo. Y, si luego se consigue llegar a un acuerdo, es un síntoma de que la relación entre padres e hijos es, como mínimo, bastante buena”.

Las discusiones por la diferencia de criterios se pueden agriar demasiado. “Digamos que meterse con la habitación de un adolescente es meterse con su identidad –explica Joseph Knobel Freud–. En su habitación, el adolescente está explorando y construyendo su identidad. Y decirle que su habitación está mal es decirle que él está mal”. Además, una cama sin hacer, unos calzoncillos que no se han recogido o hacer caso omiso a la petición de salir de la habitación para cenar pueden ser la chispa para que exploten otros conflictos. “Por ejemplo, en el caso de los padres que están enfadados con su hijo por las amistades que tiene. Discuten por la habitación, y sale todo”, añade Knobel Freud. Entonces, el adolescente se hace fuerte en su habitación y la discusión se encalla. “Yo creo que muchas de esas discusiones –opina Carlos Blinder– indican que hay padres a los que les cuesta aceptar realmente que su hijo tenga un espacio privado”. En este caso, los conflictos se pueden entender como una lucha entre el deseo de independencia del hijo y el deseo de control de los padres.

“Otro problema es que algunos padres creen que la habitación del hijo les representa a ellos como padres –considera Joseph Knobel Freud–. Por eso les molesta el desorden o que su hijo cuelgue pósters, desde su punto de vista, raros”. ¿Y si vienen visitas?, quizás se pregunten algunos padres. “No creo que haga falta enseñarles la habitación de su hijo”. Para el adolescente es muy importante decorarla a su manera. Aunque a los padres les parezca un atentando estético tener docenas de fotografías con los amigos en la playa o en conciertos, acumular pósters del penúltimo cantante de moda, pintar la habitación de un color que no combine con el recibidor, apilar libros en el suelo o dejar la cama sin hacer. “Recuerdo el caso de un adolescente que quería pintar las paredes de rojo–comenta Carlos Blinder–. Pero no suele haber casos muy, muy extremos. Y si a los padres hay algo que les resulta insoportable, pueden negociar”.

El principal conflicto es el orden o la falta de él. Muchas personas tienen la casa muy ordenada. Pero en cuanto abren la habitación de su hijo de catorce años… Claro, este puede alegar en su defensa que tiene su orden. Para Carlos Blinder, “lo importante es que ese orden le sirva al chico. Si está a gusto, si encuentra las cosas, si puede estudiar bien y saca buenas notas… No veo motivos para obligarle a que cambie su orden”. Es importante mostrar respeto por los criterios que sigue el adolescente, aunque los padres tienen margen de negociación. “Si les molesta planchar la ropa de su hijo y luego encontrarla arrugada de cualquier manera, pueden decirle: ‘Vale, ten la ropa como quieras, pero te la planchas tú”, aconseja Íñigo Ochoa de Alda. La clave está en negociar. Por ejemplo, al hacer o no la cama. “Yo creo que no es necesario obligar a un adolescente a que la haga. Pero entiendo que haya padres que opinen lo contrario –comenta Íñigo Ochoa de Alda–. Así que pueden proponer: ‘Si no la haces, nosotros no te fregamos los platos ni te planchamos la ropa”. Y a ver si, entonces, descubre las ventajas de hacer la cama. O se puede llegar a una solución intermedia: “Puede cubrir la cama, en lugar de hacerla completamente, para que al abrir la puerta ya no se vea deshecha”, añade Ochoa de Alda. Es una forma de que el adolescente acepte que sus padres tienen otros criterios, y, a la vez, puede hacer las cosas a su manera.

“También hay que pensar que es normal que la habitación esté desordenada, porque es un reflejo de cómo están ellos –considera Knobel Freud–. Están pasando por una época de muchos cambios, en la que se pueden sentir perdidos, algo desordenados. Por eso su habitación también lo está. El desorden representa su estado mental, y hay que respetarlo”. No es de extrañar que, en las habitaciones de los adolescentes más jóvenes, todavía haya vestigios infantiles con objetos juveniles. “Todo está mezclado: el ayer, el hoy, el mañana y los afectos”, añade.

Ese desorden que tanto irrita a los padres permite que muchos adolescentes estén en su salsa. Como explica Íñigo Ochoa de Alda, “quizás se sienten más creativos, porque su desorden va con su forma de ser. Aunque quizás lo tienen todo revuelto para fastidiar a sus padres. Hay que distinguir un motivo de otro. En el primer caso, no creo que haya que hacer un drama”. Quizás muchos padres entienden que pueden transigir respecto al orden, la cama o la decoración. Pero ¿y la higiene?, ¿y si hay restos de comida o si hay mucha ropa sucia en los armarios…? “Claro que tiene que haber límites en este sentido. Si la habitación huele mal o las condiciones higiénicas son muy malas, eso puede afectar a la salud del adolescente o molestar al resto de las personas de la casa. Así que los padres pueden pedirle al hijo que la limpie”, señala Joseph Knobel Freud. Otra cosa es que lo haga. “Creo que es mejor que no entre otra persona a limpiar, porque, si no, es muy cómodo para él. Tiene que limpiar él”. Una opción, como recomienda Íñigo Ochoa de Alda, “es pactar que hay que limpiar la habitación un día a la semana. Y que el adolescente elija el día. Así participa de la decisión”.

Por otro lado, en muchas habitaciones puede haber un ordenador, un televisor, una consola... aparatos que permiten aislarse horas y horas. En opinión de Ochoa de Alda, “el adolescente tiene que compartir momentos con la familia, como las comidas. Pero si va bien en los estudios, su conducta es más o menos buena y está bien con la familia, creo que se le puede dejar a su criterio las horas que pase en su habitación. Si no, habrá que poner límites”. No es fácil para los padres marcar límites. Entre el miedo a caer en la excesiva exigencia o la excesiva permisividad hay una zona muy amplia. “Creo que el criterio tiene que marcarlo la seguridad y la salud del hijo –considera Carlos Blinder–. Por eso se le puede pedir que no fume, ya que, aparte de que es malo para su salud, molesta a otras personas de la casa. O que la habitación no esté muy sucia, porque puede ser antihigiénico”.

¿Y las visitas especiales? Una cosa es que se encierre con sus amigos en su habitación. Y otra cosa es que se encierre con su amigo o amiga especial y ponga la música un poco alta. “No veo el problema –explica Joseph Knobel Freud–. Es mejor que esté en su habitación y no en sitios mucho menos seguros”. La habitación es un espacio en el que el adolescente tiene derecho a disfrutar de su propia intimidad. “Por eso creo que los padres deben llamar antes de entrar. Y no se puede fisgonear en ella. Entrar en su habitación sin su permiso es una intromisión en su intimidad”.

__________________________________
astigmatismo
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Romero10
becario en dkn
becario en dkn



1 mensajes
desde 12 Jun 2017

Publicado: Lun, 12 Jun 17 16:20    Asunto: Responder citando

Estoy totalmente de acuerdo aunque sean niños es su espacio y en él se sienten seguros no hay que irrumpir en el como animales. Si queremos nosotros respeto e intimidad debemos en pesar por dar el mismo ejemplo.
_________________
https://www.arteneo.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado   Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Índice del foro » COLORES Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1




Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
No puede adjuntar archivos en este foro
Puede descargar archivos de este foro

[ añádenos a tus favoritos ] [ forodkn tu página de inicio ]


foro propiedad de guiadkn.com © 2003 - 2007 made in origine s.l.